Ideas y consejos sobre el esquema de colores para crear un espacio tranquilo y sereno en el hogar. Trabajar con combinaciones de colores frescos y el lado más frío de la paleta de color en los interiores es una gran manera de renovar el hogar, creando un estado de ánimo, ilusiones de espacio, y uniendo una habitación con una paleta de buen gusto

Desde los azules océano, que evocan el mar, hasta los verdes musgo del bosque, una paleta de colores fríos puede crear sensaciones de serenidad y calma, gracias a sus fuertes vínculos con el mundo natural.

Según, PINTORES MADRID CALIDAD, empresa de pintores Madrid, los colores fríos pueden crear esquemas increíblemente relajantes, ideales para cualquiera que se sienta más relajado rodeada de los colores fríos de la naturaleza. También son estupendos para contrastar con tonos más brillantes.

Es importante elegir colores que sigan los ritmos de la estación y se inspiren en la naturaleza, ya que siempre funcionarán, los colores fríos suelen ser cambiantes, pero atractivos, usando colores como: ciruela oscuro, azul grisáceo y verde intenso.

Cuando se utiliza colores calmantes, restauradores y se agregan algunos acentos edificantes y energizantes puede fomentar la creatividad, el equilibrio y una sensación general de bienestar.

A continuación, se muestran algunas de las mejores formas de crear una combinación de colores fríos para el hogar:

¿Qué son los esquemas de colores fríos?
Según la teoría del color, el círculo cromático se divide en colores cálidos y colores fríos.

En este lado del espectro se encuentran los verdes, azules y violetas, que evocan la naturaleza, el agua y el cielo, y en el lado opuesto de la rueda se encuentran los colores cálidos que, en teoría, complementan estos tonos fríos.

Los colores fríos no son tan abrumadores como los cálidos, así que se puede utilizar para crear una sensación de espacio y apertura.

Se puede adoptar un esquema de colores fríos se trata de la forma en que se trabaja con estos tonos juntos, añadiendo un tono complementario para realzar los colores o utilizando tonos fríos sobre un fondo neutro o blanco.

Se trata de utilizar la teoría y la rueda para dar forma a cualquier interior de forma inteligente y cohesionada.

1. Azul y blanco
El color frío por excelencia en la rueda es el azul, un color primario y atrevido con fuertes connotaciones de agua. Cuando se combina con el blanco, se acentúa la audacia del azul y las connotaciones marítimas.

El azul y el blanco se encuentran entre las tendencias de colores en el diseño de interiores, ya que es una combinación de colores muy popular que se suele utilizar con mucha frecuencia en las propiedades costeras.

2. Verde
El verde es otro color del lado más frío de la rueda cromática. Cuando se mezcla con el amarillo, puede resultar más cálido, mientras que los tonos azules oscuros lo enfrían y aportan profundidad. Puede sentirse oscuro y sensual, pero vibrante y optimista a la vez.

3. Verde oliva
El verde oliva es una gran opción de color, única, interesante, y proporciona un fondo complementario a muchos otros colores y estilos. Se adapta bien como complemento sutil de otros colores neutros o como contraste de un color brillante.

Tanto si el estilo de decoración es sencillo y discreto como si es brillante y atrevido, no puede equivocarse con las paredes de color verde oliva.

El verde oliva se puede mezclar con: rosa, amarillo, blanco, gris, marrón, beige, naranja, lavanda y rojo.

4. Púrpura
El púrpura es otro de los colores fríos de la paleta, pero tiene un matiz rojo, lo que significa que puede utilizarse de forma versátil, tanto si se mezcla con rojos como si se mezcla con azul.

El uso de diferentes tonos del color aporta esos contrastes más cálidos y más fríos, y el gris funciona como una gran base neutra. El efecto es que el dormitorio se convierte en un espacio de retiro que fomenta la calma y la serenidad. Las ideas de salones en color púrpura también están ganando popularidad por este motivo.

Los diferentes tonos de púrpura juegan entre sí para resaltar las formas geométricas y crear momentos individuales en el diseño de la pared.

5. Marrón – gris
Mientras que el marrón puede tener un tono rojizo, lo que lo convierte en un buen complemento para un esquema de colores cálidos, al tener tonos grises o toques de azul o púrpura, se puede crear un esquema oscuro y terroso. Este color de pintura es fresco y considerado, con matices que captan la luz de manera diferente y hacen que una habitación cambie a lo largo del día. Una vez más, el tono marrón tiene fuertes vínculos con la naturaleza.

Este tono de pintura aporta calidez y suavidad, lo convierte en una opción muy relajante para pintar las paredes de una casa, como el salón, el comedor o los dormitorios.

6. Gris
Para una combinación de colores acogedora y fría, hay muchos colores que combinan con el gris y funcionan bien en muchas habitaciones.

El gris puede ser una base muy neutra, ya que absorbe fácilmente muchos tonos, lo que significa que es flexible y fácilmente manipulable. Si se añaden tonos más cálidos, el gris resulta completamente diferente a un tono de gris con matices diluidos de azul y verde.

El color gris plomo oscuro, con matices azules profundiza la complejidad, se puede adoptar e inspirar para acentuar paredes en el interior de una vivienda.

Hay que tener en cuenta que ningún color es tan versátil como el gris perla. Refinado y elegante, este tono es fascinantes para crear matices en paredes, para crear luz y acentuar formas y materiales de los demás tonos con las que se combine.

7. Azul índigo
Apuesta por un esquema monocromático con un azul índigo del suelo al techo para conseguir una combinación de colores perfecta.

El azul índigo es una tendencia para las cocinas pequeñas, se suele utilizar para ayudar a captar más luz y aire a la estancia, junto con una mezcla de decoraciones antiguas, nuevas o recuperadas.

8. Verde menta
Refrescante, ligero, divertido y lleno de energía a la vez, el verde menta es una iteración del verde puro y puede ser un gran color refrescante para pintar una habitación, mientras se mantiene una energía positiva.

Mientras que un tono verde llamativo puede ser abrumador en un espacio grande, y un verde neutro pálido puede parecer aséptico, un tono apagado o pastel como el verde menta puede añadir calidez y color sin ser dominante.

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui